Debido a las bajas temperaturas y aumento de humedad que se registran en invierno, las enfermedades alérgicas suelen agudizarse, con el crecimiento y proliferación del hongos y moho, causantes de diversos padecimientos respiratorios infecciosos.

Los intempestivos cambios de clima, aunado a la contaminación ambiental, intensifican la presencia de alérgenos que dan origen a las llamadas alergias de invierno, teniendo a la rinitis y al asma, como las enfermedades más comunes, causando ligera congestión nasal, estornudo, tos, picazón e irritación de nariz y ojos.

Los otorrinolaringólogos recomiendan lo siguiente para la prevención de alergias de invierno:

-Secar completamente el baño y área de ducha después de bañarse
-Mantener constantemente ventiladas las habitaciones y espacios del hogar
-Dar mantenimiento y limpieza a los equipos de calefacción y de aire acondicionado
-Bañarse diariamente para evitar la acumulación de hongos y alérgenos en el cuerpo.

En caso de presentarse cuadros infecciosos respiratorios mayores, es necesario acudir con un médico otorrinolaringólogo que diagnostique con certeza el tipo de padecimiento, para poder iniciar con el tratamiento adecuado ante la alergia presente.